Disney World es el lugar perfecto para los niños de edad y de alma. Pero muchas veces nos surgen dudas cuando se trata de viajar con niños pequeños. ¿Es una buena idea? ¿Cómo puedo organizarme? ¿Cuándo podemos viajar? Y pensando en todas esas incógnitas que siempre surgen, aquí te traemos 10 tips esenciales para viajar con tus niños a Disney World y no morir en el intento.

También puede interesarte: ¿Cómo Aprovechar al Máximo tu Visita a Disney?

1. Considera la edad de tus hijos

Algo que tenemos que considerar desde el comienzo es que no todos los niños son iguales – por más de que tengan la misma edad. Así que la edad a la que vas a llevar a tu hijo a Disney finalmente depende de ti, porque nadie lo conoce mejor que tú. Identifica qué disfrutaría tu niño y evalúa si es momento para hacer ese viaje que tanto habías esperado. Recuerda que los menores de 3 años de edad no pagan entrada, así que esa es una gran ventaja al momento de llevar a tus hijos a Disney.

2. Evita las temporadas altas

Esto es algo que generalmente se recomienda a las personas que quieren tener un paseo tranquilo, y lo reforzamos cuando se trata de viajar con los más pequeños. Las temporadas bajas no solo significan una menor afluencia de público, sino que en temporadas también bajan las temperaturas. Así, no tendrás que lidiar con el caluroso clima de Florida, en especial los niños, quienes por lo general se pueden sentir molestos o incómodos cuando el sol es insoportable. Los meses más recomendables para hacer este viaje son Mayo, fines de Setiembre, Octubre, primera quincena de Noviembre y también la primera quincena de Diciembre. En los meses de Enero y Febrero, así como baja la afluencia, también bajan las temperaturas, así que piensa bien si esta es una opción que te convenga.

3. Quédate en un hotel Disney

Esta es una buenísima recomendación por donde la mires. No solo vas a tener acceso más temprano a los parques, sino que la cercanía te permitirá regresar rápido a tu habitación en caso de que hayas olvidado algo, o si tu pequeño necesita una siesta para recargar energías a la mitad de la jornada. Disney World tiene una gran variedad de hoteles y de diferentes categorías, así que tienes la opción de elegir el que más te guste y se acomode a tus necesidades. La decoración de estos hoteles está inspirada en el universo de Walt Disney y, además, es muy conveniente si vas a usar la movilidad que se ofrece dentro del parque de manera gratuita porque hay estaciones muy cerca, así que realmente vale la pena esta inversión.

4. Maneja los tiempos

 

Como mencionamos, una de las ventajas del hotel es la cercanía para tomar breaks. Todos sabemos que los niños toman siestas durante el día hasta cierta edad para reponer energías. Quedarte dentro del parque te da esta gran opción. Te aconsejamos, por lo tanto, no quedarte tanto tiempo en el parque y partir tu visita en horas. Pueden recorrer el parque durante la mañana y volver a descansar al hotel después de almorzar, entrar un rato a la piscina (si hace mucho calor y necesitan refrescarse), para así poder ver los espectáculos que los parques ofrecen de noche. También sentarse a descansar un rato durante tu recorrido es recomendable, respirar un poco y quizás comer algún snack que les haya provocado la caminata.

5. Tómalo con calma

Sabemos que quieres conocer todo, ¿y quién no? Pero Disney World tiene tantas cosas que ofrecer que probablemente no vayas a terminar viendo todo, menos aún si viajamos con niños pequeños que no siempre pueden ir a nuestro ritmo por tiempos prolongados. Que no te gane la ansiedad de recorrer todo el parque, organízate, haz una lista de prioridades contemplando momentos de descanso y comidas. Pero tampoco te dejes gobernar por tu plan. Si te das cuenta que hay algo que no vas a poder hacer porque una de tus actividades tomó más tiempo de lo previsto, no te estreses. Recuerda que viajaste a Disney a relajarte, ¡no a estresarte!

6. Evalúa si necesitas alquilar o traer tu propio coche

Fotografía cortesía de Disney Dining.

“Lleva tu propio coche”, “No, mejor alquílalo ahí mismo”. Hay muchas opiniones acerca de qué hacer cuando tu hijo todavía usa el coche, ¿llevarlo o no llevarlo? Esto también depende mucho de ti y cada una tiene sus ventajas. Si llevas tu propio coche, puedes disponer de él cuando tú quieras, sin hacer colas para solicitarlo ni para devolverlo (esto es más tiempo para realizar otras actividades), además que ya conoces tu coche y sabes cómo organizarlo. Sin embargo, cargarlo desde casa, sobre todo si viajas desde el extranjero, puede ser un poco tedioso. Siempre puedes alquilar un coche en el mismo parque, son espaciosos, cómodos y muy fáciles de manejar. Pero eso sí, si vas a optar por esta opción, recuerda que debes solicitarlo muy temprano porque tienden a agotarse durante el día.

7. Ubica las atracciones especiales para ellos

Disney es el lugar perfecto para los niños, hay atracciones específicamente diseñadas para ellos, que son muy suaves, coloridas y que disfrutarán de principio a fin. Marca en el mapa cuáles son las que ellos querrían ver, básate en sus personajes favoritos y planea tu día según lo que creas que deben ver sí o sí. Si hay alguna atracción en el camino que los mayores quieran ver, pero a la cual los pequeños todavía no puedan subir por estatura o porque puede resultar un poco extremo, pueden hacer todos la cola y subir en dos grupos, así un adulto se queda con el niño en la cola para que pueda subir en la siguiente ronda. Esta facilidad se llama Rider Switch y está pensada justamente para estas situaciones. También hay áreas de espera designadas especialmente para los niños mientras los grandes suben a sus atracciones favoritas.

8. Ten siempre agua y comida

¿Nunca te ha pasado que te sientes malhumorado cuando tienes hambre? Imagínate cómo se siente un niño cuando está pasando por la misma situación. Es por esto que resulta muy útil cargar siempre con snacks y botellas de agua, sobre todo si el clima es muy caluroso. Si te lo preguntabas, te comentamos que en los parques de Disney World sí es posible ingresar alimentos pequeños como refrigerios y que no necesiten calentarse. ¡No olvides reportarlos a la entrada de cada parque! Mantén hidratados y bien alimentados a los niños para que tengan energías y estén de buen humor, y puedan disfrutar su estancia lo mejor que puedan.

Solo como dato adicional, tampoco puedes ingresar bebidas alcohólicas, ¡pero puedes conseguirlas dentro en Epcot!

9. Usa el FastPass+ sabiamente

Sí, hemos hablado muchísimo del FastPass+ y sus beneficios, y esta ocasión es perfecta para utilizarlo. Evítate colas, largas esperas, momentos de aburrimiento ¡y dirígete directamente a la diversión! El FastPass+ te permite pasar directamente a las atracciones que hayas seleccionado y es tan conveniente que nos resulta difícil creer que sea gratis y que, además, lo puedes usar las veces que quieras mientras te puedas programar. Bien, aunque sea difícil de creer, este beneficio no tiene ningún costo extra. Puedes leer más sobre el FastPass+ y los tipos de boletos aquí.

10. No te estreses

Estás con el tiempo justo, planeaste este viaje por meses, tienes todo organizado con horarios establecidos. Por supuesto que al mínimo cambio de planes o si algo inesperado sucede, uno suele impacientarse porque somos todos humanos. Pero recuerda la principal razón por la que realizaste este viaje en primer lugar. Disfruta de cada momento y recuerda que todos los viajes terminan en anécdotas de las que te reirás y las cuales recordarás con mucho cariño. Relájate y diviértete con tu familia estos días en el lugar más feliz del mundo.

 

Ahora que sabes todos los tips esenciales para viajar con tu pequeñín a Walt Disney World en Orlando, solo queda planear este viaje soñado. ¿Estás preparado para esta gran aventura? No olvides que si tienes alguna duda adicional, nuestros expertos en viajes siempre están dispuestos a apoyarte. ¡Nos vemos en Disney!